Blog

Javier Sotomayor: en los límites del ser humano

2017-02-26
by: El caimán
Javier Sotomayor: en los límites del ser humano

¿Cuán alto puede saltar el ser humano, sin más apoyo que el de sus propios pies? Seguramente, quien mejor lo sabe es el cubano Javier Sotomayor, el llamado Príncipe de las alturas, quien más cerca del cielo ha estado, cuando se elevó hasta 2.45 metros, y posee 17 de las 25 mejores marcas por encima de los 2.40.

Nadie como él ha rondado tantas veces semejantes alturas. Su —al parecer— inalcanzable récord cumplirá en julio 24 años, lo que igual lo convierte en Rey, porque ningún atleta ha podido siquiera acariciar sus marcas.

El límite alcanzado por el Soto equivale a saltar por encima de una puerta de tamaño estándar; por encima del caballo Bárbaro, una leyenda de las carreras; o del basquetbolista chino Yao Ming, un gigantón de 7.6 pies.

Hace un tiempo el ucraniano Bohdan Bondarenko y el qatarí Mutaz Essa Barshim realizaron saltos que hicieron pensar que tal vez le había llegado la hora a la primacía establecida en Salamanca, España, el 27 de julio de 1993. Pero aquel asedio fue apenas un espejismo.

Entre los años 2000 y 2009 solo hubo tres estirones sobre 2.40. En 2013 Barshim volvió a rebasarlos, y Bondarenko voló dos veces sobre 2.41. En 2014 Barshim amenazó con 2.43 y 2.42, Bondarenko estampó un 2.42 y el ruso Ivan Ukhov 2.41; mientras, Andriy Protsenko (otro ucraniano), Aleksei Dmitrik (otro ruso) y el canadiense Derek Drouin saltaron 2.40. Luego, únicamente Barshim lo logró en 2015 y en 2016.

Hasta el propio Sotomayor considera que alguien va a romper su cota algún día. “Los records nunca son eternos; están para eso, para superarse. Como vimos en el caso de Bob Beamon, en longitud, un día aparecerá alguien que superará el mío, o un bólido más rápido que Usain Bolt, por muy difícil que parezca”.

Sin embargo, lo cierto es que el tiempo pasa. Él rebasó los 2.40 metros en 21 oportunidades. Es plusmarquista mundial hace casi 29 años, desde el 8 de septiembre de 1988, cuando estableció su primer récord, también en Salamanca.

Era habitual en él elevarse sobre tales alturas. Con apenas 14 años ya superaba con asiduidad los dos metros. Y en el Campeonato del Mundo junior, de 1986, celebrado en Atenas, un salto de 2,36 le deparó la medalla de oro y el récord mundial de la categoría. Dos años después, no pudo acudir a los Juegos Olímpicos de Seúl, en 1988, pero batió la cota del mundo absoluta al aire libre, y se confirmó como el número uno de la especialidad.

Nuestro Saltomayor y Saltanubes es el más grande saltador de altura de todos los tiempos. Posee un medallero repleto, con cuantos títulos existen, incluido el de Príncipe de Asturias de los Deportes, conquistado en 1993.

Campeón olímpico en los Juegos de Barcelona’92, seis veces monarca mundial (cuatro en pista cubierta), tricampeón de los Panamericanos y de los Centroamericanos, fue seleccionado en cuatro ocasiones como el mejor atleta de Cuba y cinco de Latinoamérica. Además, resultó elegido entre los 100 mejores atletas cubanos del siglo XX.

Pese a haber implantado su primera plusmarca a los 16 años, y percibir considerables ingresos aún por sus imbatibles récords de 2,45 al aire libre y 2,43 bajo techo, se le reconoce como un deportista de notable modestia y gratitud. En cierta oportunidad afirmó que quien ha de ser verdaderamente inolvidable es su entrenador: José Godoy.

Cubanos y españoles todavía recordamos aquella jornada en Salamanca, cuando a pocos metros de la varilla repasó mentalmente su salto: la carrera y el despegue. Revisó la película en la cabeza, suspiró, abrió los ojos y se lanzó con una carrera medida y potente.

En un instante se elevó oblicuo a la varilla, dobló la espalda y tocó el listón con la parte dorsal. Las piernas pasaron tras un extraordinario golpe de riñones. Aunque la varilla se tambaleaba, estaba seguro de que no caería. Salió como un huracán de la colchoneta. Acababa de batir el récord mundial. Entraba para siempre a la historia.