Blog

Permiso, que llegó Van Van

2017-03-06
by: El caimán
Permiso, que llegó Van Van

Este post usted tendría que leerlo de pie, al menos moviendo los pies, porque se trata de los Van Van, la agrupación sonera cubana que hace bailar al planeta entero a su ritmo desde hace medio siglo.

Bien lo dijeron en su disco de 1990, Aquí el que baila gana, porque personas de las más diversas latitudes se divierten sobremanera con la picaresca, la ironía y el costumbrismo en sus canciones.

La orquesta fundada el 4 de diciembre de 1969 por el bajista Juan Formell conquista los más variados escenarios del mundo, con su peculiar sonoridad (El Songo) y una suerte de crónica jocosa de la cotidianidad cubana.

Al inicio, recurrieron a la guitarra y el bajo eléctricos, la organeta, la flauta de sistema, el trabajo vocal a partir del montaje de voces como en los cuartetos, y un tratamiento orquestal diferente a los demás, que usaba las cuerdas en forma rítmica.

Toda una revolución de las células rítmicas básicas, con piano, bajo, trombones, sintetizadores, nuevos acentos y ampliación del set percusivo y la batería, además de elementos del rock y del jazz, establecieron un timbre y una sonoridad que ha devenido sello permanente en su obra. En cada actuación le devuelven vitalidad al son.

“Desde el punto de vista sonoro, somos distintos al resto de las orquestas conocidas como salseras. Tenemos un timbre muy definido, que ha ido madurando y evolucionando con el tiempo, pero que es inconfundible”, explicó cierta vez su otrora líder Juan Formell.

Y, por supuesto, esas sonoridades cambiaron el modo de hacer y bailar de la música cubana hasta hoy, disco tras disco, a lo largo de los años e importantes logros en su trayectoria. Aún recordamos la riqueza tímbrica y cadenciosa del Baile del buey cansa’o y el acento de rock en Anda, ven y muévete.

Su música, compuesta para ser bailada, ganó el añadido de ser escuchada con el mismo placer, debido a la picaresca de sus letras: un fino humor criollo en piezas como Dale calabaza al pollo, La Titimanía, El Negro no tiene na, Se muere la tía, Lo que dice un guajiro, La Habana no aguanta más, Y qué tú crees, La Resolución, El negro está cocinando o Que le den candela.

“Para mí lo primero es la historia que voy a contar –decía Formell. El cubano tiene la virtud de que a veces resume una cosa muy importante con una sola frase. A partir de esa frase, construyo una historia. Después viene algo decisivo: el montuno. La calidad del estribillo es lo que decide la suerte de un número bailable. Así que empiezo a la inversa, buscando un montuno que conmueva al bailador”.

De esa manera, numerosos han sido sus hits y éxitos, tanto en Cuba como a nivel internacional. En el año 2000 obtuvieron el premio Grammy, en la categoría salsa, con su disco Llegó Van Van.

Han puesto a bailar a Puerto Rico, República Dominicana, Colombia y Panamá; también, a Estados Unidos y Canadá; a España, Francia, Reino Unido, Italia, Alemania, Holanda, Bélgica, Suecia y Dinamarca; e igual a rusos, búlgaros, rumanos, checos y japoneses, entre otros muchos.

El 25 de septiembre de 2012 fueron nominados a los Grammy Latino, con el fonograma La Maquinaria, que abarca la sonoridad de los años 1980 y 1990 con nuevos arreglos. Y este año (2017), su disco La fantasía: homenaje a Juan Formell volvió a competir por los Premios Grammy, en la categoría de Mejor Álbum de Música Tropical Latina.

La Feria Womexs, una de las más reconocidas en el mundo de la música, había reconocido antes a Juan Formell y los Van Van como ganadores del Premio al Artista 2013.

El llamado Tren de la música cubana ha cosechado éxitos de todo tipo, con su contagioso ritmo, alegría y buen gusto, que le han permitido superar incluso sinsabores como el de la pérdida de su fundador Juan Formell. Aun así, continúan arrasando dondequiera que se presentan; parecen decir: “¡Permiso, que llegó Van Van!”

 

Recuadro

Algunos de sus más importantes premios

1990 - Diploma del Primer Festival internacional del Son

1994 - Trofeo del Festival de Orquestas de Salsa, en Barranquilla, Colombia

- Disco de Oro 25 años de Juan Formell y Los Van Van

- Tres discos de platino, con Lo Último en vivo

1995 - Dos discos de platino por Ay, Dios Ampárame

1997 - Premio especial de Variedades sin competencia, otorgado por la Association of Latin Entertainment Critics of New York

- Placa de reconocimiento de la comunidad cubana en Los Ángeles, California

- Placa de homenaje del pueblo de Puerto Rico

2000 - Premio Grammy

2002 - Orden Félix Varela de Primer Grado

2003 - Premio Nacional de Música

2008 - Premio Mundial Especial de la Música, entregado por la World Entertainment Organization (WEO).

2013 - Juan Formell Grammy a la Excelencia Musical, de la

Latin Academy of Recording artists

     - Juan Formell y Los Van Van, Premio WOMEX